El 34 Festival de la Guitarra de Córdoba fue electrizante. El fin de fiesta, protagonizado por Joe Satriani fue memorable. Un concierto que permanecerá en la retina de todos los que tuvieron la suerte de asistir, así como el buen hacer de su telonero, el joven Oli Brown, que demostró tener la capacidad suficiente para hacer muy pronto sombra a los más grandes. Pero, el plato fuerte no lo es tanto si no se complementa con un buen entrante. Y Córdoba este año tuvo la suerte de degustar el jazz-fusión del maestro Pat Metheny para inaugurar el Festival. Pues bien, con los dos platos servidos, hubo aperitivos de renombre: el bajista Victor Wotten hizo vibrar con su virtuosismo a un Gran Teatro abarrotado y Mike Stern, acompañado por genios del jazz como Bill Evans al saxo o Dennis Chambers a la batería hizo el resto. Sin duda, cuatro conciertos inolvidables para encumbrar esta 34 edición. Pero hubo mucho más. En el formato de grandes conciertos disfrutamos de Ariel Rot y Loquillo, que protagonizaron la noche más rockera del festival. Leiva y Lapido pusieron también la nota pop de la presente edición. Y Ximo Tébar cerró el capítulo de jazz con su son mediterráneo. En el apartado flamenco, inolvidable la noche en la que Gerardo Núñez, Dani de Morón y Diego del Morao recordaron a Paco de Lucía o la elegante velada que el maestro Cañizares nos hizo pasar junto a su cuarteto homenaje a Falla. María Pagés al baile y el gran Miguel Poveda en La Axerquía completaron esta oferta. Asimismo, la guitarra clásica sigue teniendo un respetado protagonismo en Córdoba. Eugenio Tobalina junto a la Orquesta de Córdoba estrenó la obra “Rosa del Alcázar” de Juan de Dios García Aguilera, mientras que, en ese mismo concierto, el maestro Barrueco se atrevió con los acordes de “Medea” de Manolo Sanlúcar. David Russell, Joaquín Clerch, Costas Cotsiolis y los australianos The Grigoryan Brothers completaron la oferta clásica de pequeño formato. Por último, cabe hacer especial mención al violinista Ara Malikian, que junto a sus compañeros Padilla y Rubén Rubio, deleitaron al público con su concierto “From Bach to Radiohead”, donde con gran cercanía y virtuosismo interpretaron con aires clásicos composiciones de toda la historia de la música. Y, especialmente, al laudista iraquí Naseer Shamma –gracias al apoyo de Casa Árabe- y al soulman Raúl Midón, que dejó a todo el público boquiabierto con su música y eclecticismo. Además, como ocurrió el pasado año, en esta edición también ha habido música en la calle: la banda gallega Brath tocó tres días en diferentes enclaves de la ciudad. En cuanto a la oferta formativa, el 34 Festival de la Guitarra contó de nuevo con maestros como Manolo Sanlúcar, José Antonio Rodríguez y Juan Manuel Cañizares en la faceta flamenca; Javier Latorre, Inmaculada Aguilar y Eva Yerbabuena al baile y repitió Esperanza Fernández al cante tras su buena acogida en la pasada edición. En el apartado clásico destacó la vuelta a casa de Leo Brouwer, que fue homenajeado en esta edición, así como los cursos de Manuel Barrueco, David Russell, Costas Cotsiolis y Joaquín Clerch. Por último, hubo cuatro maesterclass que protagonizaron Gerardo Núñez, Ariel Rot, Ximo Tébar y Mike Stern. En definitiva, en esta edición la guitarra fue la gran protagonista gracias a que la providencia puso de su parte para poder contar con grandes virtuosos de las seis cuerdas.