Al di Meola, Michael Schenker, Fito y Fitipaldis, Tomatito Sexteto o Robert Cray fueron algunos de los grandes alicientes de un 33 Festival de la Guitarra de Córdoba que superó con creces los datos de la edición anterior. En primer lugar, cabe destacar que hubo un 15% más de espectadores a pesar de haber tres conciertos menos. En definitiva, hasta 25.000 personas asistieron a los 25 conciertos programados en 2013. Pero no fue el único aliciente del año, pues en esta ocasión se apostó por la música gratuita (con dos conciertos en la Plaza del Potro) y el ciclo El Festival en las plazas, que puso música a varios rincones de Córdoba. Emocionante fue ver a artistas locales como Javier Riba, Paco Peña, a la propia orquesta de la ciudad o a los grupos rockeros que abrieron el Festival en La Axerquía con la noche Desde KCordoba. Todo sin olvidarnos de la magia de Al di Meola o de la impresionante interpretación de Sinfonity, que llenó el Gran Teatro con la música de Bach o Vivaldi como nunca antes la habíamos escuchado. Y qué decir del gran concierto de Arcángel, acompañado por una viola de gamba como si de guitarra flamenca se tratara o de la maestría que dejó sobre las tablas el jazz-blues de James Carter con Joe Louis Walker o The Brecker Brothers. Pero, ante todo, en la pasada edición hay que destacar los pequeños conciertos: el Teatro Góngora se quedó pequeño para acoger el ciclo de fado y guitarra y, cómo no, para disfrutar del gran elenco de guitarristas clásicos donde destacó con luz propia la joven y virtuosa Ana Vidovic, que colgó el cartel de no hay butacas varias horas antes de su concierto. Por último, destaca un fin de fiesta para recordar, con Robert Cray, Michael Schenker Group y Fito y Fitipaldis. Tres días de blues, metal y rock que encumbraron esta 33 edición.



En cuanto al programa formativo, cabe destacar que, aun habiendo un curso menos que en la edición de 2012 (16) se consiguió mantener el número de alumnos, que, una vez más, ha superado los 250. Poder contar con maestros como Gilardino, Gallén, Vidovic, Russell, Steidl o Barrueco siempre es sinónimo de éxito. Algo similar ocurre con la guitarra flamenca, donde Manolo Sanlúcar volvió a ser el profesor estrella, seguido muy de cerca por Juan Manuel Cañizares y José Antonio Rodríguez, que con su pedagogía empiezan a ser altamente demandados por los alumnos flamencos de todo el mundo. El baile, una vez más, tuvo gran repercusión con El Pipa, Inmaculada Aguilar y Javier Latorre como profesores. Y, como era de esperar, la masterclass de Tomatito fue todo un éxito de público. En definitiva, una magnífica edición que se cerró con un buen sabor de boca, tanto del público como de la organización.